EN CORTO
Ver más notas >
Publicidad

Las bromas de los programas de radio de 1938 al 2012

Publicado:diciembre 11, 2012
Comentado
¡Opina!

Circo, maroma y medi@

En la mas reciente tragedia desencadenada por una broma de la radio, 2Day FM, de Australia es objeto de una intensa polémica tras obtener datos clínicos de la duquesa Kate Middleton con una broma telefónica, los propietarios de la emisora anunciaron que destinarán parte de los ingresos a la familia de Jacintha Saldanha, la empleada que se quitó la vida tras las críticas que arreciaron sobre el hospital por las filtraciones sobre el parte médico.

Por otro lado, la compañía anunció también que todas las bromas telefónicas quedan absolutamente prohibidas en sus programas, además de confirmar la suspensión del espacio ‘Hot 30’ en el que trabajaban Mel Greig y Michael Christian, los humoristas que suplantaron la identidad de Isabel II y el príncipe Carlos en el fatídico programa que desencadenó la sucesión de episodios que condujeron a la tragedia.

La influencia de la radio

En 1938 los estadounidenses aprendieron a la fuerza el poder que podían ejercer los medios de comunicación en las personas. El culpable fue un entonces semidesconocido, Orson Welles. Con su dramatización de “La guerra de los mundos”, además de provocar el pánico de miles de personas, cambió para siempre la historia de la radio.

En víspera de Halloween cuando hacia las ocho de la mañana millones de personas conectaron sus radios y en esta ocasión, Welles había previsto emitir la adaptación teatral del clásico de H. G. Wells, “La Guerra de los mundos”, aunque bajo su dirección, la obra estaba escrita e interpretada simulando una emisión de radio, donde un boletín informativo notificaba a la población sobre la invasión de los marcianos, de manera que iba a dar mucho más dramatismo a la obra. !¡Y vaya si lo consiguió!¡

Al comienzo de la emisión, en torno a las 8.30 horas de la mañana, Welles advirtió a sus oyentes de que lo que iban a escuchar a continuación era ficción. La actuación de la orquesta Ramón Raquello fue súbitamente interrumpida por el primero de toda una serie de preocupantes ‘boletines informativos’: “Noticia de última hora. A las ocho menos veinte de esta mañana, el profesor Farrell del observatorio Mount Jennings, en Chicago, ha reportado la observación de varias explosiones de gas incandescente a intervalos regulares en el planeta Marte”, decía el primero de ellos.

En cuestión de minutos, los marcianos “llegaron” a la Tierra, concretamente a la localidad de Grovers Mill, en el estado de New Jersey, que fue elegida por Orson Welles y el otro guionista del programa, Howard Koch.

Comenzó a cundir el pánico entre la población en cuestión de minutos, y el miedo se propagó con mayor intensidad según los “boletines” de la radio, que se iban haciendo más preocupantes y los marcianos comenzaban su avance imparable y sangriento en Nueva York.

La gente comenzó a salir a la calle, presa del pánico. Miles de personas colapsaron las centrales de policía, y fueron centenares los que corrieron a buscar armas y esconderse en sótanos y túneles. Hubo incluso quienes acudieron a comisarías de policía con toallas húmedas en la cara para protegerse del ‘gas venenoso’ con el que atacaban los marcianos.

El desorden que ocasionó fue total, y llegó a la portada del New York Times, así como a la gran mayoría de los medios estadounidenses al día siguiente. Pero ¿cómo fue posible que la gente no se diera cuenta de que se trataba de un programa de ficción?

Welles y el resto de actores del programa, ajenos al caos que estaban organizando, acabaron su “dramatización” diciéndoles a los oyentes que todo era una broma. “Damas y caballeros, les aseguro que La guerra de los mundos, no tenía otra intención que entretenerles en la víspera del día de Halloween. Esta es nuestra particular manera de saltar de atrás de un arbusto y decir buu.”,

Tras el pánico, las autoridades estadounidenses reaccionaron enfurecidas, aunque en realidad la cadena de radio, Columbia Broadcasting System, que emitió el programa no había vulnerado ninguna ley.

Aquí te compartimos un video del show del Piolín, donde el conductor es la víctima de la broma:

Publicidad
La empresa editora Radionautas.org y Feeling.Mx revistas online, agradecen cada una de las opiniones y comentarios en este sitio. Gracias a la entusiasta participación de lectores y oyentes como tú, que ejercen la libertad de expresión en este portal, aportan un valor importante. Estamos convencidos que Internet es la herramienta mas democrática para practicar la libertad de expresión y servir como medio de crítica y opinión. Deja un mensaje escrito aquí o envía un correo electrónico con audio mp3 adjunto a: correo@maxfeeling.com
Por el respeto a esta libertad de todos, debemos informarte que Feeling.Mx y Radionautas.org se reservan el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley y la dignidad de terceros. ¡Gracias por tu aportación!

Tu opinión es importante, deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.